Cómo vamos en Jalisco

La semana pasada se presentaron en la Casa ITESO Clavigero los resultados de la tercera encuesta de calidad de vida del Observatorio Ciudadano Jalisco Cómo Vamos. El nuevo director del Observatorio, Augusto Chacón, mostró los resultados de una forma muy amena e irónica que invitó a todas y todos los presentes a la reflexión. Lo primero que tengo que señalar es que a diferencia de otras ocasiones la mayor parte de la clase política local estuvo ausente, sólo se dieron cita el presidente municipal de Tlaquepaque, Alfredo Barba, el secretario de Turismo, Enrique Ramos, y el subsecretario de Planeación, David Gómez Álvarez, quizá previendo que los resultados no serían muy halagadores.

No haré un recuento pormenorizado de los resultados expuestos por Chacón, pero sí mostraré aquellos que desde mi particular punto de vista son relevantes. En lo referente a la educación, el Observatorio plantea varias preguntas y si aglutinamos todos los resultados, podemos decir que por lo menos el 25% de los habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) están insatisfechos con la educación que reciben sus hijos. La seguridad en las escuelas y el respeto son los temas que más preocupan (a casi el 40% de los padres).

En cuanto a la salud, prácticamente todos los índices mejoran con respecto al año pasado, salvo en el asunto del tiempo que los ciudadanos tienen que esperar para recibir atención médica, ya que el 58 por ciento considera que es regular o malo.

En lo que respecta al espacio urbano y la vivienda, casi el 60 por ciento de los encuestados expresa que los gobiernos no mantienen ni atienden las necesidades de las colonias y que los mayores requerimientos de espacios públicos en estas demarcaciones son: cines, teatros, bibliotecas y ciclopistas, es decir, tenemos un enorme déficit de espacios culturales. Un dato que llama mucho la atención es que uno de cada tres tapatíos construyó su propia casa y que hay un 14 por ciento de la población que destina por lo menos dos terceras partes de su ingreso para pagar su vivienda.

Sobre el escaso nivel de participación ciudadana, resaltan cuatro causas que de acuerdo a los propios ciudadanos explican esta ausencia: la primera es el individualismo, la segunda es la falta de acuerdos entre los vecinos, la tercera es que no hay resultados al organizarse y la cuarta es que las personas que colaboran para resolver los problemas son castigadas o reprimidas.

El transporte público sigue siendo el medio más importante de movilidad en la ZMG, ya que un apabullante 63% de las y los habitantes se moviliza por esta vía, frente al 22% que lo hace en vehículos particulares. El problema de movilidad en esta ciudad está en mejorar el transporte público e incentivar vías alternas para moverse. Este asunto no se resolverá mientras la prioridad de facto sea mejorar las vialidades para los automóviles.

Un dato que resulta muy preocupante es que el 22% de la población ha sido víctima de algún delito en el último año y de los afectados casi el 80% fue objeto de un robo. También llama la atención que sólo el 26% de las y los tapatíos creen que los medios de comunicación local reflejan la realidad.

Un asunto que también puede considerarse un foco rojo y que refuerza los datos que arrojó el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en este año, es que la economía de los habitantes de la ZMG sigue en declive. En 33% de los hogares de esta metrópoli consideran que el ingreso familiar no les alcanza para vivir, que en el 17% de las familias un adulto comió una sola vez al día en alguna ocasión y que en 7 por ciento de los hogares un día no contaron con alimentos. Esta situación para una ciudad que se auto concibe como desarrollada y moderna, es francamente inaceptable.

Finalmente en lo referente a la evaluación del desempeño gubernamental, el presidente municipal mejor evaluado es Alfredo Barba con el 47% de aprobación y le sigue Ramiro Hernández con 46%. El peor evaluado es Joel González de El Salto con sólo el 30% de aprobación, seguido de Jorge Arana de Tonalá con el 36%. En cuanto a la percepción del rumbo en las colonias, el municipio que obtiene los mejores resultados es Tlaquepaque (53%), seguido de Zapopan (50%) y en tercer lugar Tlajomulco (46%). El gobernador Aristóteles Sandoval recibe la aprobación del 51%, frente a un 30% que desaprueba algo de su gestión.

Esta es la fotografía general que nos muestra Jalisco Cómo Vamos en su tercera encuesta de calidad de vida, aunque podemos encontrar algunos índices positivos, vale la pena llamar la atención sobre los temas de seguridad y pobreza como retos urgentes e imprescindibles para mejorar la calidad de vida de los que habitamos esta metrópoli. Quiero resaltar el estupendo trabajo realizado por Augusto Chacón y su equipo al presentar esta información con alto nivel de pertinencia y que seguramente será analizada para seguir obteniendo más conocimiento sobre nosotros mismos.

Un tema pendiente para el Observatorio Jalisco Cómo Vamos es la necesidad de extender sus análisis al resto del estado, ya que hasta ahora se han concentrado en la ZMG. Sería muy importante incorporar a otros municipios en las mediciones y se puede comenzar con Puerto Vallarta, Zapotlán El Grande, Tepatitlán, Autlán de Navarro y Colotlán.

PD 1. La urgencia de los neoliberales tricolores y blanquiazules para aprobar la reforma energética confirma que sus planteamientos tienden a la privatización de Petróleos Mexicanos. Un tema tan importante tiene que ser discutido amplia y profundamente, esperemos que el Congreso de la Unión tenga la sensibilidad de percatarse de esto y no dar pie a generar más conflictos sociales.

PD 2. Luego del infarto que sufrió Andrés Manuel López Obrador, es necesario reconocer su aporte a la vida nacional y al estado de Tabasco, además de desearle una pronta recuperación.

Publicado el 6 de diciembre por el periodico:“La Jornada”.

No comments yet.

Deja un comentario

*