Preocupante situación de los derechos humanos en México

El fin de semana pasado nuestra ciudad fue sede de la asamblea nacional de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos, Todos los derechos para Todas y Todos (Red TDT), que sin duda alguna es la red más importante de organizaciones de la sociedad civil de esta naturaleza. La reunión se efectuó en el marco de la celebración de los 50 años de la fundación del Instituto Mexicano de Desarrollo Comunitario (Imdec), que es una de las organizaciones civiles más antiguas del Occidente de México.

La Red TDT junto con Imdec, el Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo (Cepad), la Asociación Jalisciense de Apoyo a Grupos Indígenas (AJAGI), el Centro de Reflexión Laboral (Cereal) y el Programa de Derechos Humanos y Paz del ITESO, realizaron un foro sobre los despojos y violaciones de derechos humanos en Jalisco donde participaron defensores de derechos que hablaron sobre los casos de Temacapulín, El Salto, Wirikuta y las playas de nuestra entidad. Los asuntos que sobresalieron desde el punto de vista de quien escribe este texto son los siguientes: los recursos naturales de la entidad se encuentran bajo una enorme presión en función de utilizarlos para aumentar la renta capitalista en Jalisco, ya sea para explotarlos o para el vertido de desechos de otros procesos de producción. Los expositores planteaban que sus demandas han sido ninguneadas, que de parte de los distintos niveles de gobierno lo que priva es la simulación y que además han sido objeto de acciones de hostigamiento para desistirse de sus exigencias. Todas estos problemas los llevaron a plantear que el modelo de desarrollo capitalista es insostenible y que su avance va en detrimento de la vigencia de los derechos. El panorama presentado por estos defensores de derechos humanos luce francamente desolador, sin embargo ellos saben que sus luchas son válidas y que la justicia y la ética les asiste.

Como ya decía antes, la Red TDT ha sido un actor fundamental para la defensa de los derechos humanos en el ámbito internacional y recientemente participaron activamente en el segundo Examen Periódico Universal (EPU) que presentó México ante el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU, donde nuestro país recibió 188 recomendaciones de parte de los países miembros en distintas materias. Lo primero que sobresale es el incremento de las recomendaciones, ya que en el primer EPU realizado en el año 2009, México tuvo 93 recomendaciones, es decir en cuatro años hay un aumento mayor al 100% con respeto al primer EPU, situación que no es nada halagadora.

En lo que respecta al contenido de las recomendaciones uno de los asuntos que llama la atención es que casi 40% de los países miembros del CDH externaron una fuerte y alarmante preocupación por las agresiones y violaciones a los derechos humanos que sufren periodistas y defensores de derechos, además la mayoría de ellos afirma que los mecanismos que ha implementado el Estado mexicano para reducir este problema son insuficientes.

Otros temas recurrentes que son parte de las recomendaciones, y que resultan muy preocupantes para el CDH de la ONU, son el incremento en los casos de tortura en el país, los casos de desapariciones forzadas, la poca capacidad para disminuir la impunidad y la corrupción; y el feminicidio y la violencia de género. Los representantes del gobierno mexicano trataron de mostrar ante el Pleno del Consejo los avances en la materia y la creación de leyes para respetar los derechos humanos, sin embargo parece que sus argumentos no fueron suficientes para modificar la negativa valoración de los consejeros. Por otro lado las organizaciones de la sociedad civil, entre ellas la Red TDT, expresaron que el gobierno de México ha hecho caso omiso a los informes, denuncias y demandas de las organizaciones civiles en el país, que siguen mostrando que el respeto y la vigencia de los derechos humanos en México es un horizonte muy lejano aún.

El Estado mexicano tiene hasta el mes de marzo del próximo año para responder a los señalamientos hechos por el CDH en el segundo EPU, habrá que ver cuáles recomendaciones acepta y cuáles desecha, pero lo que sí podemos señalar es que los resultados no fueron nada positivos.

Primera PD: Como cereza en el pastel la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco expresó que no se pronunciará sobre la Ley de Libre Convivencia porque es un tema que enfrenta a sectores de la sociedad, hecho por demás reprobable ya que los derechos humanos de ninguna manera pueden someterse a un “concurso de popularidad”.

Segunda PD: Hablando de impunidad, el Congreso local se convirtió en “lavadero de impunidades” en el estado, y por más razones y argumentos esgrimidos intentando “explicar” su proceder, casi nadie se salva. Con este desafortunado hecho nos enfilamos irremediablemente a otra legislatura perdida.

Publicado por la Jornada Jalisco el día 31 de octubre de 2013

No comments yet.

Deja un comentario

*