Reformas a contracorriente

Este miércoles promete ser un día de mucho “movimiento”, o por celebrar el 40 aniversario del golpe militar en Chile, o los doce años del atentado de Al Qaeda a las Torres Gemelas, o simplemente porque hay un llamamiento general de la disidencia magisterial a rechazar las leyes que cancelan sus derechos humanos laborales.

Lo interesante de todo el conjunto de acontecimientos a realizarse durante el día de hoy, son las formas de protesta, desde acostarse en el piso alrededor del Palacio de La Moneda, en Santiago, hasta celebrar la suspensión del ataque militar de los Estados Unidos a Siria en represalia por el ataque con armas químicas, supuestamente utilizadas por el gobierno, y que lo haría, paradójicamente, aliado de Al Qaeda, entre otros grupos opositores sirios. Pasando, por supuesto, por formas de resistencia activa como la convocada por los maestros en Jalisco, entre otros ejemplos, como los que desarrollarán maestros disidentes en la ciudad de México.

Los maestros de Jalisco, por ejemplo, además de que ya se movilizaron de manera más masiva, explicarán en las aulas a los padres de familia y a los niños, el efecto real de la muy mal llamada “reforma educativa”, que no es educativa, sino laboral; explicarán el tipo de evaluación que están proponiendo y con ello, negarán lo que la televisión y los medios al servicio de la privatización de la educación han inventado y han logrado imponer en la mente de mucha gente.

La protesta magisterial es sólo una expresión de las muchas inconformidades que ha levantado el gobierno federal, y sus apoyos en los gobiernos estatales priístas. Las movilizaciones en defensa del petróleo son otro ejemplo, con todo y que hay divisiones entre movilizados por Andrés Manuel y los que siguen a Cuauhtémoc; está por verse si logran unificarse en la marcha programada para el domingo 22 de septiembre. Pero hay otra reforma más, la hacendaria. En términos generales, podría afirmarse, como lo han dicho muchos, que sí le apuesta a una redistribución de la riqueza, que tiene más sentido social, que deja de lado el IVA a medicinas y alimentos, pero el problema es que castiga a lo que va quedando de clase media en México, sobre todo por el IVA a colegiaturas, uno de los aspectos más cuestionados, no sólo por los organismos empresariales, sino por muchos legisladores, como el propio líder de la bancada priísta.

El rasgo común de todas estas reformas, es el rechazo de amplios sectores de la población y que, en el caso particular de la reforma laboral educativa, la desinformación y la falsedad trasmitida por la televisión, en particular, distorsiona lo que en realidad está ocurriendo. Que los maestros, además de la movilización política, luchen también en el terreno jurídico y, sobre todo, en la elaboración de propuestas para un nuevo modelo educativo y todo eso se lo expliquen a los padres de familia, me parece digno de toda alabanza. Que el gobierno federal nos quiera convencer de que Pemex no se privatiza a base de espots en radio y en televisión, queda desmentido, no sólo por las amplias movilizaciones que ya se han dado, sino por los datos duros de la realidad que ha sido estudiada por expertos en la materia y que nos dicen que, al día de hoy, ya se ha privatizado buena parte de Pemex. Ahí está el complejo petroquímico de Pajaritos, en Veracruz, vendido durante el primer semestre de este año, como un botón de muestra. El cabildeo y la opinión en diversos medios en contra de la reforma hacendaria, también se están haciendo escuchar, no con movilizaciones, pero sí con diálogos de alto nivel. Un análisis más detallado del impacto del IVA a colegiaturas indicaría, por ejemplo, un mayor desembolso del gobierno federal en apoyo a la educación superior y media superior. Además, por supuesto, del enorme beneficio que podrán obtener las universidades – empresas privadas, las que captan un buen número de los rechazados de las universidades públicas.

Finalmente, no vemos la manera como el gobierno federal logre sacar las reformas energética y hacendaria, luego del casi frontal rechazo a la reforma laboral educativa. Las voces están en las calles y en los medios de comunicación alternativos. ¿Escuchará el gobierno?.

No comments yet.

Deja un comentario

*