Transparencia municipal

El martes pasado el Colectivo por Municipios Transparentes (Cimtra) presentó los resultados de su evaluación anual referente a la transparencia en varios municipios del estado de Jalisco, efectuada durante el mes de septiembre de este año. Además dieron a conocer el balance del trieno de los municipios salientes, que muestran tendencias muy interesantes y algunas preocupantes en la materia que a continuación comparto.

Para este año se analizaron ocho municipios de la entidad con los siguientes resultados que se establecen en una escala de 0 a 100. Municipios transparentes: Tlajomulco (94.4) y Zapopan (89.9). Municipios translúcidos: Tamazula (77.2), Guadalajara (75.4) y Tlaquepaque (60.2). Municipios opacos: Zapotlanejo (47.1), Tonalá (26) y El Salto (4.6). Tlajomulco y Zapopan de acuerdo a las mediciones de Cimtra son tanto a nivel estatal como nacional, los municipios más transparentes con el primero y segundo lugar respectivamente. Además si comparamos su desempeño en el trieno que acaba de terminar, ambos tuvieron un ascenso constante durante cada año de la administración que los llevo a pasar de 60 a 94.4 en el caso de Tlajomulco y de 64 a 89.9 en Zapopan. De acuerdo a los resultados de Cimtra podemos afirmar que las administraciones de Enrique Alfaro y Héctor Vielma tuvieron como política pública la transparencia en sus gobiernos.
El Salto, Tonalá y Zapotlanejo no sólo fueron reprobados y declarados opacos por Cimtra en la evaluación de este año, sino que además presentaron una tendencia de mayor opacidad a lo largo del trieno 2010-2012, situación que esta organización calificó como “inadmisible”. El caso de El Salto es el que resulta más preocupante, ya que los datos nos muestran que empezó la administración con 19.1 y terminó con 4.6 puntos sobre cien posibles, es decir casi nula transparencia. Este es un elemento más que se añade a la deteriorada imagen de este ayuntamiento, que tuvo un serio conflicto postelectoral y donde el presidente municipal saliente le deja la administración a su hermano. Esta situación tiene todos los elementos para augurar que El Salto seguirá sumido en sus problemas con el gobierno local. El caso de Tonalá también resulta preocupante, ya que comenzó con 41.3 puntos y concluyó la administración con 26 puntos sobre cien. Es evidente que para Antonio Mateos la transparencia no fue un tema importante y más que mejorar en este rubro, dejó a un ayuntamiento sumido en la opacidad, sin duda que este asunto representa un reto mayúsculo para Jorge Arana. Zapotlanejo no se quedó atrás en estas malas prácticas, ya que empezó con 60 puntos, subió un poco en 2011, pero luego entró en un descenso que lo dejó en 47 puntos, es decir, pasó de ser un municipio que aprobaba de “panzazo” a un ayuntamiento reprobado.
Los casos de Guadalajara y Tlaquepaque resultan preocupantes porque presentaron una situación de altibajos en materia de transparencia sobre todo en el último periodo. Guadalajara presentó una tendencia muy positiva de crecimiento, ya que comenzó esta administración con 31.8 puntos y llegó a su pico en febrero de este año con 85.4 puntos, sin embargo en el último lapso de este gobierno descendió 10 puntos, para ubicarse en 75.4 puntos sobre cien. Tlaquepaque presentó la misma tendencia, ya que empezó con 42 puntos, llegó a su pico más alto en julio del 2011 con 73 puntos y luego comenzó a descender en dos periodos consecutivos ubicándose así en 60 puntos, es decir, tuvo un descenso de 13 puntos. Tanto para Ramiro Hernández como para Alfredo Barba será un reto volver a la tendencia positiva de transparencia que tuvieron las anteriores administraciones en sus primeros periodos.
En términos globales, los resultado de los ocho municipios evaluados hablan de que las áreas más transparentes son la atención ciudadana y la información sobre la obra pública. Las más opacas son las relacionadas a los consejos ciudadanos, la participación ciudadana y los cabildos. El promedio de calificación de los ocho municipios se ubica en 59.3 puntos, es decir reprobatoria. Cimtra cierra sus conclusiones planteando que la transparencia en los municipios no es un asunto de recursos económicos, más bien está ligado a la voluntad política de los que gobiernan.
Algunas breves conclusiones de un servidor sobre los resultados de este trabajo son los siguientes: existe demasiada polaridad en las políticas de transparencia municipales, ya que tenemos a dos de los municipios más transparentes y a la vez a ayuntamientos sumamente opacos. Incluso las tendencias de incremento y descenso en la transparencia pueden ser erráticas, es decir, no tenemos aún un proceso homogéneo y consistente en materia de transparencia en la entidad.
La segunda conclusión es que resulta preocupante que las áreas que tienen que ver con el ejercicio de los derechos políticos de las y los ciudadanos (consejos ciudadanos y participación ciudadana) sean los más opacos. Esto representa un contrasentido y nos muestra que los gobiernos locales que recientemente tomaron el poder, tienen como un tema de agenda fundamental el propiciar y fortalecer los espacios de diálogo, interlocución y decisión de y con los ciudadanos.
Para Cimtra un reto fundamental será extender sus análisis a más municipios, ya que esto nos dará una mejor idea de lo que sucede en la entidad. Por lo pronto el ejercicio que presentaron resulta iluminador.

No comments yet.

Deja un comentario

*